25 de abril de 2009

Juan Goytisolo encabeza el manifiesto contra la construcción de la Torre Pelli

abcdesevilla.es
ALBERTO GARCÍA REYES.

A pesar de que el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, afirmó durante la última visita de César Pelli a la ciudad que las opiniones en contra de la Torre Cajasol pertenecen a «voces no representativas», ya son más de 250 firmas de prestigio las que avalan el manifiesto del arquitecto Fernando Mendoza contra la ejecución de este proyecto en La Cartuja. No en vano, el primer firmante es el escritor Juan Goytisolo, premio nacional de Literatura 2008. A esta adhesión hay que sumar otras de gran relevancia, como la del escritor francés de origen tunecino Meddeb Abdelwahab, la escritora parisina Cécile Wajsbrot, los compositores alemanes David P. Graham y Stefan Streich junto a los españoles Germán Toro, Elena Mendoza y Teresa Catalán, o la actriz Pepa Sarsa, entre otras muchas personalidades.

Hay que destacar también el apoyo al manifiesto que realizan decenas de arquitectos e ingenieros de diversas nacionalidades, así como funcionarios y hasta arqueólogos como el sevillano Fernando Amores.

El manifiesto, realizado por Mendoza el pasado día 25 de marzo, recuerda que «la Caja de Ahorros Cajasol y el Ayuntamiento de Sevilla se disponen a comenzar de inmediato, la construcción de un rascacielos de oficinas de casi doscientos metros de altura, situado al Oeste de la ciudad, a las puertas del mítico barrio de Triana y a 1,6 kilómetros de los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, la Catedral, el Alcázar, el Archivo de Indias y el barrio de Santa Cruz». Para contextualizar aún más su posición contraria, el arquitecto afirma que «el rascacielos tiene el doble de altura del valle del río y del monumento hispanomusulmán más emblemático de Sevilla, la Giralda». Por ello, para los firmantes «la torre supondrá una agresión visual contra el paisaje más relevante de la ciudad: la torre del Oro, el puerto de Indias y el puente de Triana; interferirá en los fondos de calles del centro histórico; destruirá el paisaje de la Cartuja de Sevilla y, por último, competirá con la Giralda en su relevancia emblemática, al doblar su altura».

El manifiesto tampoco obvia otras posturas en contra, como la vinculada a la Unesco: «La construcción se va a realizar a pesar de un durísimo informe en contra del rascacielos emitido por Icomos (International Council on Monuments and Sites), organismo asesor de la Unesco».

En definitiva, Mendoza subraya que «Sevilla y su paisaje son propiedad inmaterial universal y no pueden ser monopolizados o desvirtuados por entidades o grupos financieros». Por todo ello, y «dado que los daños que se producirían por la construcción del rascacielos serían irreparables para el paisaje y la armonía de una de las ciudades más míticas de Europa», el manifiesto solicita a «la Junta de Andalucía que intervenga y decida si la construcción del rascacielos es acorde con su normativa de protección de Sevilla y su paisaje». Asimismo, el texto exige al «Ayuntamiento de Sevilla una moratoria en la construcción del rascacielos hasta que se haya realizado un informe definitivo por Unesco», para lo que «igualmente solicitamos que el Ayuntamiento acepte íntegramente dicho informe, sea cual sea su contenido».

Por último, el manifiesto insta a «la Promotora, la Caja pública Cajasol», a que realice «una modificación del proyecto en volúmenes más pequeños que se adapten al paisaje del entorno de Sevilla».

16 de abril de 2009

LA TORRE CAJASOL: ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y RESPONSABILIDAD

Julián Sobrino Simal
Profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Tanto experto, tantas reuniones del G-20, del G-8, y aquí, en Sevilla, se ha encontrado la solución a la crisis económica. Un rascacielos, el de Cajasol, creará 4.000 empleos. Si dividimos los 750.000 parados de esta Comunidad por la cifra del rascaempleo obtenemos la cantidad de 188. Ya está, construyamos 188 rascacielos en Andalucía, repartidos en cada provincia según su cuota proporcional del total de parados y habremos acabado con ese grave problema.

Bueno, bromas aparte para un asunto tan dramático y complejo como es la pérdida de empleo de miles de trabajadores y el descenso neto del PIB andaluz, comentaré algunos aspectos del controvertido proyecto que no han sido tenidos en cuenta hasta ahora y que el informe cortina de humo Deloitte, en manos de los econócratas, ha intentado soslayar para contrarrestar mediáticamente el rechazo social que ha generado este proyecto.

Uno.
La unilateralidad de los análisis en tiempos de crisis conduce a equivocaciones seguras. En estos momentos, cuando lo que está en cuestión es precisamente un modelo determinado de crecimiento basado en la especulación y la ingeniería financiera más torticera y opaca, resulta que se recurre al más de lo mismo. Especialmente grave cuando quienes ejecutan esas políticas son gestores de la denominada economía social que tiene su eje financiero en las cajas de ahorro.

Dos. El proyecto ha pasado de ser justificado por los beneficios que va a generar en términos de empleo y rentabilidad. Ya se ha olvidado el valor simbólico del tótem, la zanahoria, para recurrir al pragmatismo de la crisis, el palo. La modernidad ha dejado de ser la coartada para ser sustituida por la rampante posmodernidad de un pensamiento, que de tan débil, casi ha dejado de ser pensamiento.

Tres.
La ecuación propuesta es tan simplista que parece de unos malos apuntes de clase de primero de carrera. Veamos: inversión es igual a empleo directo, más empleo inducido, más beneficios directos, más retorno fiscal, dividida la inversión entre los costes de construcción y los gastos de financiación, multiplicado todo ello por la rentabilidad escalada a partir del primer año de explotación. En fin un negocio redondo basado en datos estadísticos que sueñan con un escenario al 25, al 50 y al 100 % de ocupación para calcular la riqueza generada en nuestra ciudad y en Andalucía. En Sevilla ya se empieza notar el exceso de oferta inmobiliaria de oficinas y el descenso de sus precios de alquiler.

Cuatro. La crisis actual es impredecible tanto para su final de ciclo como para las fases de su desarrollo. ¿Cómo se puede emprender hoy un proyecto teniendo como base el popular cuento de la lechera o el elitista y madoffiano juego de la pirámide? Si alguna lección hemos de extraer de la crisis actual ha de ser la de someter a crítica la propia metodología en la que se había basado este sistema económico fracasado. Modelo sobre el que existe un consenso suficiente para reconocer en él sus rasgos estructurales marcadamente antisociales, profundamente desiguales y encarnizadamente depredadores de recursos.

Cinco. Querer demostrar con datos estadísticos que cualquier inversión es buena porque produce beneficios y genera empleo nos llevaría a justificar cualquier barbaridad en aras de un mal entendido progreso. Los países que pretenden distinguirse por sus políticas responsables no pueden dejarse engañar por los cantos de sirena de cualquier negociante. La magia de la cifras manejadas por un hábil prestidigitador puede impresionar, incluso fascinar, en el momento del espectáculo, pero luego, se impone la necesidad de conocer el truco, en este caso cuando se trata de nuestro dinero, el que maneja un Caja de Ahorros de interés social, y cuando se trata de nuestro pan, en relación a la rentabilidad en ocupación por millón de euros invertidos.

Seis. La variabilidad en la repercusión sobre el empleo de cualquier cifra invertida, en el mismo o en diferentes sectores económicos, es algo que llama a reflexión. En España cambia dependiendo de la comunidad autónoma, del rango poblacional, del contexto territorial, del tipo de gestor, del arquitecto que realiza el proyecto, del marketing que se hace del producto final, de los plazos, de la competencia técnica en su ejecución, y así hasta un largo etcétera de variables.

Siete.
Los 353,2 millones de inversión de la Torre Cajasol destínense a la economía directamente productiva, a las Pymes, a los nuevos emprendedores, a la economía del conocimiento. No jueguen a empresarios, ayuden a los empresarios. Distingan con claridad los límites del marco económico actual y sean creativos para una comunidad como Andalucía que necesita inversión productiva no especulativa.

Ocho. Y si hablamos de arquitectura y urbanismo dirijan sus iniciativas a la
investigación y no recurran al manido tópico de la torre corporativa. Convoquen un concurso bajo las premisas de la innovación (las nuevas tipologías terciarias en una sociedad responsable socialmente y sostenible medioambientalmente), la investigación (apoyen a los preparados grupos de investigación de las universidades andaluzas), la transferencia del conocimiento (en forma de patentes para las empresas andaluzas). Incluso pueden pensar en una operación de regeneración urbana en alguno de los excelentes y desatendidos edificios del patrimonio cultural sevillano.

Nueve. Piensen el proyecto desde la ciudad del siglo XXI en su ordenación, en sus impactos, en sus flujos, en sus oportunidades. En el reequilibrio social y urbano. Dignifiquen el término sostenibilidad desde el ahorro y la austeridad. Promuevan proyectos ejemplarizantes que induzcan a nuevas prácticas acordes con el escenario de crisis y con el de la esperanza de un modelo económico global más justo y solidario, empezando por su propia casa.

Diez. Señor Pulido, analistas de Deloitte, Consejo de Administración de Cajasol (donde están los sindicatos de clase), Sr. Alcalde de Sevilla, como dice Hillary Clinton “no desaprovechemos una buena crisis” y añado: para retornar a los valores, para idear salidas a la crisis que supongan el establecimiento de metodologías y estrategias que eviten la separación de la teoría y la práctica, de la ética de las convicciones y de la ética de la responsabilidad. Acometan un proyecto apasionado y apasionante. No hagan una torre más, así no harán historia, la destruirán.

4 de abril de 2009

Asamblea Extraordinaria Cajasol. Concentración contra la Torre Cajasol

video

Representantes de los distintos grupos pertenecientes a la Plataforma Ciudadana "Túmbala" contra la Torre Cajasol, se concentraron frente a la Sede de la Fundación Caja Sol el pasado viernes, 3 de abril, mientras tenía lugar una Asamblea General Extraordinaria Constituyente de esta entidad bancaria.

Se consiguió hacer llegar nuestra información a todos los miembros de la asamblea, incluido el Presidente de Cajasol, el Sr. Antonio Pulido. Además se le expusieron una serie de preguntas, que no se molestó en escuchar ni respondió.